viernes, 24 de enero de 2014

Mendiga de abrazos.

Estoy malita. Ando con un resfriado herencia de mi cachorro. Que me tiene la garganta dolorida, los oidos taponados y un ojo hinchado.
Anoche me dijeron que lo que yo necesitaba eran mimos. Pero esa receta no la tengo en ninguno de mis libros de repostería. La busqué. Lo prometo. Pero no aparece.
Esta mañana en el trabajo me han dicho lo mismo. Curioso que en menos de 24 horas te repitan el mismo mensaje desde fuentes diferentes.
Y digo yo... igual es que se trata de algo que salta a la vista y no precisamente porque lleve un cartelito con lucecitas brillantes en la frente que pone NecesitoQueMeAchuchen. Hay gente que necesita que le demuestren afecto y otras para las que eso es prescindible. Me consta que para estas últimas, son más importantes los actos que las palabras o las demostraciones explícitas de cariño. Y no es que yo diga que no son relevantes, pero, en mi caso y a pesar de todo, me declaro oficialmente una GranDemandanteDeAfecto. Los que me conocen lo saben. Me gusta abrazar y que me correspondan con abrazos que hagan cosquillitas. La mayoría de la gente no lo entiende y sé que piensan "esta chica está como un cencerro... que pesadita que es...". Y se ponen tensos cuando notan que, por la causa que sea, llega el momento temido. O sientes que... un segundito está bien, pero después hay como un resorte que los echa pa'trás.
Así que, a pesar de haber pasado años llevando a la práctica la teoría de que los abrazos son tan importantes como respirar, reconozco que ha sido sumamente complicado encontrar en mi camino buenos abrazadores. De esos que te hacen sentir tan bien que no te apetece separarte, sino que casi... podrías quedarte a dormir de lo cómodo que se está. Ahí es donde para mi, radica la verdera riqueza de una persona. En su capacidad para transmitir durante unos segundos arco iris de colores, serenidad, amor, alegría o incluso tristeza... porque cuando otra persona te abraza y consigues sentirte casi como una extensión de su propio ser... es una carga de energía tal que no es comparable a casi nada en el mundo mundial. 
Y entonces, es cuando despegas los pies del suelo y simplemente... vuelas.




10 comentarios:

glaramknits dijo...

Totalmente de acuerdo con la importancia de los abrazos.
Yo soy baaaastante arisca, me cuesta horrores eso de dar dos besos a ton ni son a conocidos y desconocidos. En cambio no podría vivir sin por lo menos un abrazo al día. Para mi son imprescindibles y como tu dices, escasean las personas que saben abrazar bien. Asi que tú enseñale a tu pequeñin a abrazar que seguro que de mayor las chicas se lo rifan

Paqui dijo...

pues cuando venga tu niño del cole cogelo y que te abrace, a mi me encanta que me abracen mis hijos, el mayor ya solo me abraza en casa a solas, el pequeño todavía en cualquier parte, aunque se que queda poco.
y desde aquí te envío un abrazo virtual, la suerte es que no te pegaré mi resfriado.

Elena dijo...

Me alegro mucho de que retomes el blog!!! Y te envío un gran abrazo...No sabes cómo me identifico con lo que dices. Yo también soy demandadora oficial de abrazos y mimos,de esos que se dan incluso cuando no hay motivo aparente para hacerlo. Que te mejores muy pronto, que recibas todos esos mimos que necesitas y que sigas ofreciéndonos este trocito de ti a través de tu maravilloso blog! Besos!!

violetazul dijo...

Yo también soy de las segundas.. y un poquito arisca también..
Pero tengo un pequeño número de debilidades a las que me gusta abrazar y besar..
Te voy debiendo una buena dosis de mimos, eh???
Ay y la canción... Ay Fede...
Me has hecho retroceder 5 años!

Chitin dijo...

Como te entiendo...mi madre y yo somos muy dadas a darnos esos abrazos largos, "pegaos" que tanto nos cargan de energía a ambas.

Yo soy muy pegajosa, pero tengo q querer mucho a alguien para q me agrade y me apetezca el roce, los besos esos de cumplido los odio...eso sí, cuando antes de salir a trabajar digo "¿quién me da un beso?" mis peques corren hacia mí para ser los primeros en estamparme un beso húmedo en la mejilla q a mí me dura toda la tarde :-D y al llegar a casa...otra sesión de besos y abrazos, ¡son mi energía!

Cuidate, vale?

Te mando un abrazo calentito, recién hecho :-)

Luisilla dijo...

Me apunto a tu club de necesitados-de-achuchones. No hay nada como un buen abrazo :(
Besotes.

Ganxetades dijo...

Pues te mando un abrazo laaaaargo y apretado!!!

Aran dijo...

Ains... en este aspecto me he ido transformando con los años, ahora soy mucho más cariñosa
Un abrazo, de los fuertes, de los que aprietan por dentro

bailadora dijo...

Y eso que aún no has visto los míos!
Un beso muy gordo y un abrazo enorme, corazón! :)

Vane dijo...

Adi creo que tengo una pequeña solución a lo tuyo... al menos algo que te puede ayudar.. y mucho!
Ahora te escribo ;-)