sábado, 11 de enero de 2014

La dieta infalible.

Y resulta que un día, así, sin más, empiezas a perder peso. No porque hagas la dieta milagrosa de la cebolla o del ajo puerro o del pimiento morrón. Ni porque hagas otro deporte más que LevantamientoDeNiñoDeCuatroAños. Sino porque tienes como hecho un nudo en la boca del estómago y solo baja lo justito. Al principio es de forma casi imperceptible. Pero poco a poco la ropa queda cada vez un poquito mayor. Hasta que llega un momento que te pesas y dices... "vaya... creo que no pesaba ésto desde que tenía quince años..." Y la verdad es que asusta un poco.

Pero entonces piensas... Y si ya puestos hago un cambio de vestuario? Y claro, son demasiados cambios juntos para unas mentes calenturientas... Así que es en ese momento cuando empiezas a escuchar comentarios al respecto. Todo sea dicho, de lo más variopintos.

Situación 1. 
Señor de la cuarta planta con el que nunca has cruzado más que un buenos días.
"Señorita... no debería usted seguir perdiendo peso. Como siga así cualquiera sabe a dónde puede ir a parar" (pero este señor sabía que yo existía?)

Situación 2. 
Todos los días en el desayuno. La compañera que insiste en compartir sus galletas conmigo porque considera que no como lo suficiente. Una segunda y tercera que no hacen más que sugerir día tras día que voy a enfermar, que me voy a volver transparente. Y una cuarta que no para de decir lo mona que estoy (para compensar)

Situación 3.
Almas bienintencionadas que se acercan a interesarse por mi estado de salud. O por el estado psíquico. O por el espiritual (realmente da igual). Para ver honestamente si pueden echar una mano y para que sea consciente de que puedo contar con ellas si lo necesito.

Situación 4.
Aquella individua (con la que mantengo una relación de justita cordialidad nomás) que me para una mañana y me suelta "quería decirte que el otro día te vi caminando por el pasillo y pensé... vaya con mi amiga Adi... que buenorra que se está poniendo... Estás estupenda con esos tacones y tus vestiditos nuevos" (no quiero leer entre líneas. No quiero. No... Ains...)

Situación 5.
La otra que así como quien no quiere la cosa sugiere que te has liado con un tío que está forrado. Porque uno no cambia porque sí.

Situación 6.
La mejor de todas. Toda aquella pandilla de cotillas que JAMAS se han preocupado por mi pero que darían un riñón o bien por conocer la dieta estrella o bien por enterarse de la causa de tanta desazón. Y encima tienen la osadía de preguntármelo a la cara (centradas en su propio ego y su curiosidad, sin tener el más mínimo tacto y sin considerar, por ejemplo, que pudiera tener algún tipo de enfermedad) Pues bien. Para esta absurda situación no menos que una absurda respuesta. Dicha haciendo pausas, poniendo cara de interesante, hablando bajito y mirando directamente a los ojos: "Sexo salvaje. Lo has probado? Deberías practicarlo más a menudo..."  Verdaderamente infalible.

Dieta dulce



7 comentarios:

Luisilla dijo...

Jajaja pues como yo no entro en esos supuestos, pásame la dieta directamente! Besazos wapa, que seguro que estabas estupenda antes y sigues estándolo ahora!

violetazul dijo...

Ay!! Si yo te contara sobre pérdidas de peso y comentarios... para escribir varias entradas!
Sinceramente, si lo poco que ese nudo deja pasar es ese dulce de membrillo con queso palmero... no creo que debas preocuparte ;

Ganxetades dijo...

Me he quedado un poco preocupada, no te lo negaré, esos nudos que solo dejan pasar lo justo no son buenos compañeros...
Te mando un abrazo enorme para intentar aflojar un poco el nudo!

La foto es genial!!

glaramknits dijo...

Esa del sexo es una muy buena respuesta.

Yo después de tener a Anna perdí los 10 kilos que me sobrban antes de tenerla (en total perdí 22, los otros 12 son los que gané en el embarazo) y aún tengo a mi familia y mis amigos divididos en dos grupos: los que cada vez que me ven me recuerdan lo estupendos que me quedan ahora los pantalones. Y los que se preocupan porque debo estar depresiva o algo por el estilo porque ya deberia haber recuperado el peso...
Asi que, voy a desearte que se te deshaga el nudo para que puedas volver a disfrutar del buen comer, y a la vez que tu cuerpo consiga mantener el peso aunque vuelvas a la dieta anterior.
Eso si cuidate! mucho! Porque el truco para acallar los comentarios es antetodo tener un aspecto saludable (y feliz) tengas el peso que tengas.
Abrazos

Mrs. Knook dijo...

Bueno, sólo es pero que ese nudo se deshaga pronto y todo vaya viento en popa en tu vida.. Lo del peso ya da más igual, pero te entiendo.
Ánimos guapetona!

Vane dijo...

Me encanta la foto, jeje
Ayss si es que la gente nunca tiene bastante... es como cuando tienes novio y te preguntan, cuándo os casáis? y luego te casas y te dicen para cuándo el niño? y luego tienes el niño y sueltan para cuándo el segundo?... a mí ya me están preguntando por el tercero...
Tú pasa de todo, a mí no me influye nada lo que diga o piense la gente, excepto si proviene de alguien que me importa de verdad.
Espero que se deshaga pronto ese nudo que seguro que es de lo más incómodo,
Un besito guapa!!!!

Chitin dijo...

Espero q ese nudo se haya deshecho ya o esté a puntito de deshacerse y vuelvas a poder disfrutar de comer y de todo lo demás.

Se echan de menos esos jerseis tan bonitos que le haces a tu pequeño príncipe y los comentarios de ánimo q dejabas en mi blog, supongo q ahora la q necesitas esos ánimos eres tú.

Te mando una tonelada de energía positiva ... hay q dejar los malos rollos atrás.

Cuidate mucho, vale?