sábado, 9 de febrero de 2013

No quiero tomar la medicina.


Jugando a los médicos.
Doctor's bag de oskar&ellen

Cuando recogimos el viernes de la semana pasada a Jorge, la maestra nos comentó que la mitad de los niños del cole estaban malitos. Primer pensamiento posterior: entonces seguro que el mío no tardará mucho en caer...
Nadita tardó, oiga. El mismo día empezó con tos y mocos. El domingo por la noche despuntó la fiebre. El lunes papi lo llevó al cole, pero acabaron volviendo a casa. Se le colgó como un monito hecho un ovillo y no había forma de que se soltara. Martes. Miércoles. Jueves. Haciendo malabarismos con las horas. Mamá sale pronto de trabajar. Papá entra tarde. Hacemos intercambio de niño con nariz roja en la parada de la guagua. Mamá echa polvo. Papá que ya está malito también (es lo que tiene dormir con un niño con tos perruna que no se tapa la boca al toser y lanza virus a discreción)
La mayoría de los peques cuando tienen fiebre, bajan su actividad. Al mío le aumenta. Con más de 38º puede estar saltando y jugando. Y lo de tomar la medicina que toque, siempre ha sido un trabajo de ardua paciencia.

Termómetro.

Cuando era chiquitín, empezamos dándole la medicina con una jeringuilla. Un poquito de medicina. Un poquito de teta (pa' quitar el sabor)
Después del año, se la camuflábamos. Líquidos o sólidos. Daba igual... siempre la detectaba.
Cuando ya no hubo forma de engañarlo, comenzamos con la siguiente fase. Razonamiento. Intentos de convencimiento. Chantaje. Introducción de la medicina con una jeringuilla por la fuerza.  Resistencia. Cabreo. Llanto. Vómitos.
En esta ocasión y viendo que la situación iba por el mismo camino, que eran las tres de la mañana y que estábamos todos muy cansados, optamos por una estrategia diferente.

- No quiero tomar la medicina.
- Pero Jorge, esta es la medicina que te gusta, es la que sabe a mandarina.
- No quiero (con mano en la boca)
- Tienes mucha fiebre, es importante que te la tomes...
- No quiero.
(...)

Plan B:
- Entiendo que no te guste, pero estás malito y cada vez te sube más la fiebre, te parece si te tomas un poco de medicina y después un poco de teta?? (estrategia de la Jové: comprensión, educación y alternativa)
- No quiero.
(...)

Plan C:
- Está bien. Ya eres lo suficientemente mayor como para tomar tus propias decisiones. Si no te tomas la medicina te va a subir la fiebre y te vas a sentir peor. Si te la tomas, dentro de un rato te sentirás mejor. Tú decides si te la quieres tomar o no.
-(cara de pócker y duda)... me la puedo tomar con bizcocho de chocolate?

La verdad es que no sé que habría hecho si su decisión hubiera sido no tomar la medicina. Tampoco tengo claro si el resultado ha sido por no reforzarle su comportamiento o por dejarle decidir. Pero la cuestión es que en estos días, cada vez que ha tenido fiebre y se le permite tomar la decisión, ha hecho lo adecuado para sentirse mejor. Sin obligarle. Sin presionarle. A su ritmo.

 Tensión.
3 años, 5 meses y 17 días.

12 comentarios:

Pilar dijo...

Pobre Jorge, como le entiendo. Este finde ha vuelto a tumbarme la gripe y tampoco quiero medicinas, aunque sepan a mandarina :)

Que ilu me ha hecho ver a ese elefante :)

Adijirja dijo...

Pilar... te aseguro que es uno de sus juguetes favoritos!!!! :)

Pilar dijo...

Ay que memocionotoa!!!!!

violetazul dijo...

Uy! Cuanto me queda por aprender aún..
Nosotras estamos en la fase de: ete nooooo
Y jeringuillazo que te pego!
Al menos ya sé cuáles van a ser los siguientes pasos.
Besitos de mandarinas con mucha vitamina C, para que este niño se ponga bueno ya!

violetazul dijo...

y por cierto... el maletín del doctor me mató!
queremos uno!!!!

Chitin dijo...

El maletín de médico de tu principe me ha recordado uno q tenía yo de pequeña, q mi madre aún conserva y q estoy deseando recuperarlo para ver como juegan mis peques.

En cuanto a las medicinas, mi principe siempre se las ha tomado fenomenal, mejor que la comida ... en cuanto a la princesa, es un horror! y no me queda más remedio que recurrir al jerenguillazo, como dice Violetazul, por el momento lo de razonar con casi 10 meses como q no.

Ánimo y q se le pase prontito!

Carmen Mari dijo...

Tienes un hijo que es un sol. Espero que esté ya bien. No entiendo como aguantan con esa energía. cuando la fiebre tumba al mas pintao.
Gracias por tus comentarios en mi blog.

Nerea Martinez dijo...

buff estamos todos igual, fiebre alta, 1o minutos largos de negociaciones para que se lo tome y finalmente se lo toma. Bueno el paracetamol sabe peor que el ibuprofeno y con ese la negociacion es ardua.

De todos modos yo con esto no le doy opción a decidir, cuando esta en juego la salud la única vía es tomarsela, y la mejor opción es que se la tome él porque si entras en violencias, acaban vomitando, no sabes lo que toma, todo el mundo nervioso, etc.

Yo aunque no me gusta recurrir a ello, en este caso recurro a premios, cosas ricas "de postre" etc. En fin me alegro de que haya decidido tomarsela y espero que se pongan todos los peques buenos prontito¡

SIONA dijo...

Te he dicho alguna vez que me voy a comer a tu hijo? pues eso ... que tan chiquito tome sus propias decisiones es lo mas!
un abrazo,
SIONA

glaramknits dijo...

enamorada del maletín de médico! ¿Dónde lo has comprado?

Y veo que no soy la única que usa estratègias varias para lidiar con las medicinas!

margarida dijo...

Oh! Encantada de conocerte, llevo un rato cotilleando por aquī y me encanta. Volveré seguro!
Qué niño más listo tenéis y qué papás más molones, me ha parecido genial todo el proceso, al final ha hecho lo que tenia que hacer. Todo un ejemplo de buena metodologia pedagógica. Tomo nota, y espero poder tener la misma paciencia.
Un abrazo

Vane dijo...

Ay pobre, si es que en cuanto lo pilla uno lo pillan todos, esto del cole es un no parar...

A Marina según le da, antes le costaba tomar las medicinas, ahora como le encanta jugar a los médicos, jeje, ni rechista.

Lo importante es que se van dando cuenta de que las necesitan para ponerse buenos pronto :-)

besos!