viernes, 22 de junio de 2018

Iglesia de Matías (Matyas Templom. Budapest)

La Iglesia de Matías, en Budapest, es una de las iglesias más bonitas que he tenido la oportunidad de visitar. La cara de sorpresa no se me quitó desde que puse el pie en la puerta de entrada. Se trata de una edificación absolutamente envolvente, que te transporta a otra época. Está ubicada junto al Bastión de los Pescadores y relativamente cerca del Castillo de Buda. No tiene pérdida. 



Hice decenas de fotos de los tejados. Cada trocito. Desde cada ángulo. Esos colores...




Cada una de las puertas de la iglesia es impresionante.



Y ya en el interior... la combinación de colores, con azules, amarillos y naranjas dominantes es espectacular. Cualquier rincón que mires está pintado, desde la parte baja de las paredes hasta lo alto de las cúpulas. Dibujos geométricos, murales,... es como si te metieras en un caleidoscopio gigante.








Hasta los dibujos más sencillos de las paredes son preciosos.


Fue una pena que llegáramos hasta aquí después de pasar el día entero en la ciudad antigua, ya que llegamos unos quince minutos antes de que cerraran y no nos dio tiempo de saborearla despacito, como se merece. Tampoco pudimos subir a la torre, porque ya estaba cerrada. Personalmente me parece que merece la pena la vista desde lo alto de la torre más alta (como dicen en los cuentos), tanto por el paisaje como por el simple hecho de ver el entramado de tejados desde la parte superior.











Y en los ventanales vidrieras de colores, para darle aún más esplendor si cabe.


Si tuviera que elegir un centro religioso de Budapest, sin duda, este sería mi elegido. Merece la pena pagar el precio de la entrada, como si de un museo más se tratara. Y, aunque no lo parezca, se trata de una iglesia cristiana católica. Me pregunto... cuántos cientos de miles de horas habrán estado decorando esta Obra de Arte con todos sus detalles y en toda su magnitud, hasta dejarla tal cual es... Los primeros vestigios datan de 1015 y cada rey quería dejar su impronta. Invasiones bárbaras. Guerras. Y ahí sigue. Viéndonos pasar.

2 comentarios:

Esther dijo...

Qué maravilla de post y de lugar, me la anoto como visita imprescindible y con tiempo. GRACIAS y buen fin de semana.

violetazul dijo...

Impresionante... Viéndonos pasar..