miércoles, 7 de septiembre de 2016

Mesa de estación: verano (Nature table: summer)



Casi casi se nos acaba y nosotros hemos hecho este veranito montones de cosas. Tantas tantas... que para no variar no sé de donde sacar el tiempo para escribir. Cada día escribo un post en algún momento. Lo escribo... en mi mente... porque no llego a tocar el ordenador!!!!

Este viene a ser el propósito de la rentrée. Me parece escuchar entre los aplausos y vítores un... "a ver si es verdad, guapita!! que eso lo hemos escuchado un montonazo de veces!!! Que sí, lectores y lectoras de poca fé... que me voy a proponer en firme recuperar este hábito... 


Porque aunque no lo parezca, tengo teras y teras de fotografías súper chulas. He seguido tejiendo (despacito). Comprando cuentos. Jugando. Haciendo muchas tartas y galletas y bizcochos y mermeladas. Viajando. Con muchos cambios relindos y con una vida maravillosa y tremendamente feliz y llena de anécdotas para contar. Pero con poco tiempo. Yo lo intento. Intento estirar las horas y alargarlas, pero no hay manera.


Jorge está graaaaaaaaande, pero sigo igual de enamoradita de él (si cabe, cada día un poquito más, como los buenos amores... Eso sí que fue un flechazo!!) A puntito de cumplir los siete años y de empezar en segundo curso de primaria. Uf uf uf...

Así que para lanzarle un brindis al sol y animarlo para que aún no se vaya y nos deje al menos un mes más de tardes de playa... Traemos nuestra mesa de estación del verano.


Toda la etapa de infantil de Jorge la pasó en una escuela de pedagogía Waldorf y ello nos dejó gratas costumbres, como la de las mesas de estación, que cambiamos, evidentemente, con el devenir de las estaciones. No solo es un adorno. Jugamos con las figuras que la componen. Hacemos historias. Añadimos detalles. A Jorge le encantan las hadas y las sirenas. Así que esta mesa se ha convertido en una de sus favoritas.


Piedras de la playa, caracolas, conchas, un barquito que teníamos del cole del año pasado hecho por Jorge con una tusa de millo, una gambita que le hice tejida cuando era más chico, un caballito de mar que le hizo Siona cuando nació, sirenas hechas con mucho mimo en el taller de Aida y... un poquito de imaginación!!!

9 comentarios:

violetazul dijo...

Que me gusta a mí la decoración estacional! Me encanta esta mesa de ustedes, llena de detalles de lo que es un verano... Espero, como tú, que nos quede por lo menos un mes más de tardes quietas y mareas tranquilas..

Venga.. Quédate.. 😊😊😊

Sonia dijo...

¡Qué preciosidad de mesa!... cada uno de sus detalles. !Bienvenida de nuevo!

Adijirja dijo...

Voy a hacer lo posible... Palabrita!!!
Si no... siempre nos quedará el teléfono... 😊

Adijirja dijo...

Hola Sonia!!!
Gracias por la bienvenida... a ver si cojo carrerilla... ;)

Adijirja dijo...

Hola Sonia!!!
Gracias por la bienvenida... a ver si cojo carrerilla... ;)

albis dijo...

Estaremos aquí esperándote hasta que puedas volver, sea ahora o más adelante.

PD: Siete años ya? Diosss

Chitin dijo...

Ya se te echaba de menos...me alegro q vuelvas con esa energía positiva y ese optimismo tan maravilloso.

Un abrazo.

Unknown dijo...

Muchos besitos para los dos.... me encantará seguir leyendo tus entradas...!
Rocío

Charline dijo...

Merci d'être passée par chez moi! Je vois tes sirènes magnifiques! Que la vie te soi douce.
Charline (LaSufiMama)