jueves, 8 de septiembre de 2011

Mamá gallina y sus pollitos.

La semana pasada le compré un juego a Jorge. Una gallina en cuyas alas se van posando los pollitos. Trabaja el concepto de equilibrio, dicen. Me pareció encantador. El mismo día que se lo regalé, después de jugar en casa toda la mañana, quiso llevarlo a casa de abu. Una hora después de llegar ya faltaba un pollito. Lo busqué por toda la casa. Debajo de los muebles. Dentro de los cajones. Ni rastro. Me cogí un enfado tremendo. Mientras conducía hacia el hospital, iba reflexionando sobre la cuestión e intentando entender cuál era la causa real de ese enfado, porque los juegos para niños de dos años tienen todas las papeletas para ser rotos o perder alguna de sus partes en -1 segundos. Y me di cuenta de que era yo. Que estaba al límite. Que todo esto había sido demasiado para mi. La tensión acumulada. El miedo. El tener que dejar a mi niño todos los días...
El pollito apareció solo al día siguiente, como por arte de magia.



Pollitos1r



Pollitos3r



Pollitos2r

Ahora ya estamos en casita.
Han sido casi dos meses bastante duros para nosotros. Mi mamá va recuperándose despacito.
Pero de todo se aprende.
He aprendido que tengo una red de amigos muy fuerte. Los que siempre están, aunque estén lejos. Amigos que dejan que te desahogues con ellos por teléfono. Otros que están más cerca y se turnan para cuidar de Jorge cuando yo no he podido hacerlo. Y llevarlo de parques. O a tirar piedrecitas a la playa. Que nos encienden velitas y nos envían fuerza en forma de palabras. Que no piden nada a cambio. Todos recientes. Que gran descubrimiento. También hay ausencias que defraudan, pero pesan menos.
He aprendido que hay más gente buena que mala en los hospitales. Personas que cuidan de otras personas con afecto, más allá de lo que marca su contrato de trabajo. Enfermer@s. Auxiliares. Limpiadoras. Los que están más cerca del que sufre. Los que se saben su nombre y le sacan una sonrisa todos los días.
Y he aprendido que el cortado de máquina de este hospital es el peor del mundo. Sin embargo, el de su cafetería es de los mejores que he probado...
En toda esta batalla, solos mi padre y yo en primera línea de fuego. Pero con mucho apoyo en la retaguardia. Indispensable la intendencia prestada por abuela y tía paterna, que nos han dado de comer todos los días.
Y en las largas horas de espera... Nada como tejer para mantener los nervios bajo control. Dos jerseys. Dos chaquetas. Dos gorros. Un par de zapatitos.
Siempre Less. A mi lado. Siendo papá a tiempo completo.
A todos. Gracias. Mil.

12 comentarios:

SIONA dijo...

Te quiero gordita, aunque esté en la distancia en breve estoy por allí para darte un Sr. Achuchón en la playa de las Canteras ¡para recordar viejos tiempos!
Un abrazo,
SIONA

Maie dijo...

Que alegria saber que tu mama va mejorando... y que belleza de juego con los pollitos... menos mal encontraste el pollitos...
Saludos!

MOB dijo...

Cris,, me alegro mucho de que tu mamá vaya mejorando. Dale un amapuche muy, muy gordo de mi parte. Qué bueno que todo vaya saliendo bien, y que la cuesta, aunque dura, no la subas sola.UN beso muy fuerte para mi pollito grande, y otro muy grande para ti.

Barbara Est dijo...

De verdad que me alegro de que ya esteis en casa.
Y tambien me alegro de todo lo positivo que has encontrado en esta experiencia. Es importante saber que podemos llegar al límite y que no nos dejarán solos.

Un beso enorme, enorme.

Vane dijo...

Adi! cuánto me alegro de que tu mami vaya mejorando.. luego te escribo con calma.
Es normal que estés nerviosa por todos los acontecimientos, se pasa muy mal en estas ocasiones. Sigue así de fuerte y confiando en esos grandes amigos!

me encanta la gallinita :-)

besos

Alex dijo...

Me alegro de que todo vaya mejor, hay que ir buscando soluciones y aceptando que a veces, las cosas, no son como esperamos, aunque no por ello significa que no vayamos a luchar por ellas.
Aceptar que, a veces las personas de las que esperábamos apoyo no han respondido como quisiéranos nos engrandece, pero sobre todo saber ver que tenemos cerca (o lejos, sugún se mire ;) ) una "nueva" red a la que poder acudir es maravilloso!!!!

Y estoy segura de que Jorge va a jugar mucho con sus pollitos con su "lela" (abuela, que dice Hugui)

Un abrazo muy, muy grande para todos!

Glora dijo...

Me alegra que tu mamá esté recuperándose! eso es lo más importante: la SALUD!!!
Ahora poquito a poco todo volverá a la "normalidad"... aunque después de una experiencia como la que has tenido, la "normalidad" ahora sea una cosa bien distinta...
Besitos
Pd. Jorge está tan guapo y tan para comérselo como siempre!!!

Pampelmusa dijo...

Ánimo!
El juego es una monada... ;)

yomisma dijo...

Una entrada encantadora, como su artífice. Creo k me quedo por aquí, con tu permiso.
Me alegro mucho de la mejoría de tu mamá.
Beso

Carmen Mari dijo...

Me alegro que tu madre esté recuperada y en casita. Ahora toca recuperar poco a poco la vida aparcada y continuar. Un besote

Lola dijo...

Hola! Te paseaste por mi país de las hadas y he venido a conocerte, ¡qué blog más precioso!
Mi madre también ha estado muy malita este verano y me he visto reflejada en lo que escribes. Me alegro que todo vaya a mejor y espero que poco a poco recuperes la energía y puedas ir olvidando el miedo y la tensión. Un beso

Cari dijo...

Besos Cris, me alegra mucho que tu mama este saliendo de esta, y lo del juego buff... ay tu pollito que se te pierde un abrazo fuerte