miércoles, 23 de marzo de 2011

18 meses... (y subiendo!)

El martes Jorge cumplió 18 meses.


Podría decir cuánto ha cambiado nuestra vida desde que nació. Pero me quedaría corta.
Lo miro y solo veo cosas buenas. Lo que nos divertimos jugando juntos. Lo que disfruto dándole el pecho. Lo que me gusta acercarlo a mi por la noche y darle besitos en el pelo y dormirme cogiéndole una pierna o un brazo o una mano.Es un niño feliz, que siempre está sonriendo. No tiene problemas con la comida, porque come lo que quiere. No tiene problemas con el sueño porque duerme cerquita de sus papás. A pesar de ir colgado todo el día de su mamá, cuando quiere estar en el suelo (la mayor parte del tiempo) corre como una balacera y trepa a todo lo trepable. Lo que más le gusta del mundo mundial son los libros de cuentos. Y sus enfados suelen ser más porque quiere llevarse todos los libros de la librería que por querer huevos de chocolate. Pasa las páginas una a una. Va identificando los distintos animales por el sonido que hacen o con gestos determinados que le corresponde a uno solo. Se sorprende, cada vez igual que la primera, con los libros desplegables. Sus primeros pasos no fueron dados para ir en busca de mamá o de papá... fueron en la biblioteca!!


Cuando llegamos a la biblio se sienta sobre el mostrador, le da su carnet a la señorita bibliotecaria y uno a uno y con carita de dolor, le devuelve los libros que nos hemos llevado. Bueno, alguna vez se los han tenido que dejar de nuevo porque no quería dejarlos...
Saluda al sol por las mañanas y a la luna por las noches. Es muy amigo de Calima y ella le permite cosas que a sus padres no. Le manda besitos volados por teléfono a sus abuelos. Me ayuda a hacer el zumo de naranja por las mañanas y a su papá a amasar el pan de los fines de semana. Si vamos de excursión, me regala florecitas que encuentra por el camino. Enamora a todo el mundo con quien se cruza con su sonrisa, y lo remata con el movimiento de muñeca diciendo adiós y tirando besitos.


También tiene mucho carácter e intenta imponer su yo por encima de todo y de todos. Y a veces quiere meterse en la bañera con los zapatos puestos y se coge grandes enfados porque no puede. Y no soporta que su mamá o su papá trasteen con el ordenador y no jueguen con él. Y no le gusta que lo recuesten para cambiarle los pañales. Y no le gusta que su mamá le pruebe las cositas que le hace si aún no están terminadas. Y no le gusta sentarse en la sillita del coche si no le cantan una canción...
Me siento una mamá muy afortunada de haber podido estar junto a él todos los días a tiempo completo durante estos 18 meses. Y no, todavía no va a la guardería. Ya tendrá tiempo para eso cuando no me quede más remedio que incorporarme al trabajo. Mientras tanto... tenemos que disfrutar de la primavera...

13 comentarios:

Vane dijo...

ayyy cómo crecen Adi, qué penita!!! todo lo que has contado me recuerda tantísimo a lo que nosotros estamos viviendo con Marina...! es una gozada poder disfrutar de ellos y ver cómo descubren el mundo y las reacciones que tienen ante todo lo nuevo, es increíble!
Qué chulas las fotos de la nieve!! la última nevada fuerte que recuerdo por aquí fue cuando yo estaba embarazada, que me fui con Chema a recorrer todos los parques cercanos y pasamos un día alucinante :-)
Conserva bien esas fotos que luego hace mucha ilu recordarlo!!
besitos

albis dijo...

Precioso el texto, realmente eres muy afortunada. Sin duda es un niño feliz porque vosotros sois unos papás felices :)

las sandalias de ana dijo...

qué precioso niños, qué suerte de papis!! Me siento muy identificada: en especial lo de dormirme con su piececito agarrado, ji,ji...

Besos ;)

Maie dijo...

que bello!!! que dulcura!!!

Alex dijo...

Jorge está precioso y junto a sus papás el más afortunado del mundo, tú estás disfrutando, pero él tiene el mejor regalo del mundo!! Muchos besitos de Hugui y míos!!

Luisilla dijo...

Sé que es un tópico, pero aprovecha, que pasa muy deprisa... :)
Es un sol de nene, aunque no me extraña, con esa madre!
Bss!

Satautey dijo...

Tu niño está enorme y muy bonito. Y pensar que lo vi cuando era un renacuajo. Me alegro mucho por ustedes, por tener un hijo así.
Y por último, si mi madre me describiera de esa forma tan bonita como tu lo haces sería la hija más feliz y orgullosa del mundo.
Les debo una visita, lo seeeeeeeee.
Un beso enorme

Carmen Mari dijo...

Sólo te voy ha decir una cosa, tus palabras transmiten mucha felicidad.
Un beso, por hacerme sentir todo lo que nos has contado.

Mamá Carmen dijo...

¡Qué guapo está! Qué delicia observar cómo aprenden y se desenvuelven en nuestro entorno. Las imágenes de la nieve espectaculares y éstas fotos de Jorge muy hermosas. Espero que sigas disfrutándolo mucho más, luego serán otros descubrimientos pero igualmente deliciosos. Un beso y un abrazo grande.

violetazul dijo...

Ay!!! Mi Jorge!! Cómo ha crecido.. Ahora leyéndote, me acuerdo de una de las primeras veces que fui a verlo, y que no me quitaba ojo, te acuerdas?
Es un niño requetefeliz, como los papás, y como todo aquel al que le devuelva la sonrisa!
Tengo un gran ejemplo, y una grandísima amiga a quien pedirle y contarle tanto de lo que me turba en estos meses!
Muchas gracias por estar, y muchas felicidades a los tres!

AnyGlo dijo...

Quiero destacar de este post la inmensa ternura que destilan tus palabras. El AMOR incondicional que brota de tu sonrisa cuando lo miras y el eco de las risas saltarinas que invaden las horas de juegos. Besitos para los tres!!! (cualquier día me escondo con él debajo de la mesa para saborear esas galletas de chocolate que no ha probado todavía y de las que guardo un paquete!!)

Los viajes de Lucas dijo...

Gracias por visitarme , lo que me ha dado la oportunidad de conocerte y creo que si no te importa yo también me voy a pasear por aquí de vez en cuando ;-) me encantan las fotos que haces de tu hijo y las cositas que le haces de punto... son geniales... me las tengo que mirar con detenimiento.. yo hace mucho tiempo que no cojo las agujas!!!

bailadora dijo...

Qué afortunado Jorge de tenerte como mamá, y que afortunada tú de tenerlo a él.
Son un regalazo estos 18 meses. Os lo agradecereis siempre.