lunes, 21 de marzo de 2011

Y vimos nevar...

Sí, ya sé que eso para la mayoría de la gente no es un evento de gran importancia. Pero es que YO NUNCA HABÍA VISTO NEVAR!!!!!

¿No es increible que estas imágenes sean de Gran Canaria?



Siempre decía que me daban mucha envidia esas provincias del norte de España o los países europeos, en los que la gente podía ver la nieve al calorcito de una taza de chocolate humeante, mientras que aquí, como mucho nos teníamos que conformar con 13 ó 14º en lo más duro del invierno insular.Pues bien, eso se ha terminado. Supongo que pasarán muchos años hasta poder volver a repetir la experiencia, pero... esta semana ha nevado en Gran Canaria. También lo ha hecho en La Palma y Tenerife, todo hay que decirlo, pero nosotros hemos visto la nieve de Gran Canaria. Allí mismito. Debajo de la nevada. Dos puntitos de colorines sobre la carretera blanca: Jorge y yo.


El lunes por la mañana, al ver en la televisión que había nevado, pensé que era "ahora o nunca", ya que casi siempre cuando sucede, uno tiene que trabajar y no puede lanzarse a la aventura. Preparé un termo con chocolate y nos pusimos varias capas de ropa. Sobre todo el peque, que parecía un cebolla, no sucediera que por la bromita se me fuera a constipar.


Y... laranlaranlarito... nos pusimos en marcha. Cuando llegamos no había colas de coches (que era lo que el padre de la criatura me había dicho que podía suceder) ni mucha gente. Un poco de granizo en los arcenes y en las laderas. Bueno... tocaremos un poquito el hielo... peeeeeeeero, una vez que aparqué el coche, comenzó primero a caer agua nieve y después, despacito, empezó a nevar!!!!!!!


Aluciné en colorines. Lo reconozco. Parecía aún más pequeña que mi peque, viendo los copitos caer sobre nosotros. Que delicia!!!!Por supuesto que salimos del coche a curiosear. Bien abrigaditos, con un paraguas y Jorge colgado de la Manduca (de la que no hubo forma de que se bajara para jugar con los copitos blancos, todo hay que decirlo, supongo que pensaba que eso era demasiado frío para él...); por cierto, que duda cabe que con tantas cosas que llevar encima, las fotos que hice no salieron maravillosas, pero dan un leve ejemplo de lo bien que lo pasamos.


Fue increible. Y aunque la bajada me dio un poco de respeto, por el hielo en la carretera y la dificultad de conducir en esas circunstancias sin cadenas, ni un jeep, ni nada de eso (en primera y despacito, como recomendaba la guardia civil) la verdad es que es una de esas experiencias que siempre atesoraré. Además, el hecho de haberlo compartido con mi pizquito le da un valor incalculable...


Con letrero de situación al fondo para que no haya lugara dudas...

6 comentarios:

Maie dijo...

wao que barbaridad!!! esto del cambio climatico da miedo...ademas nieva casi en primavera...que looooco...
Bellas fotos!

albis dijo...

Pues sí, da un poco de miedito, pero oye, y lo bonito que es verlo? Las fotos estupendas, como siempre.

SIONA dijo...

Chaaaaaaaacha ... el año que viene te vienes a Madrid y disfrutarás de nieve, chocolate y lo que quieras ;) y eso que no estamos en el norte de españa jajajaja
besitos guapa
SIONA

Glora dijo...

MUCHÍSIMAS GRACIAS POR COMPARTIRLAS!!
QUÉ REGALAZOS NOS DA LA NATURALEZA!!
BESITOS

Sandra dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
bailadora dijo...

Me encanta la nieve! Quiero nieve!