miércoles, 30 de marzo de 2011

Una tarde en el parque Antonio Gómez Felipe.


En febrero, Jorge hizo su séptimo viaje a La Palma. Y, no sé como lo hace esta isla, pero siempre encuentro cosas y rincones diferentes.En esta ocasión le tocó a un parque que estuvo cerrado por reformas durante muchos años. Veinte, para ser exactos. El parque Antonio Gómez Felipe. Mi sobrina, ya me había dicho en varias ocasiones que teníamos que ir, pero sinceramente no pensé que fuera para tanto. Me equivoqué. Es realmente precioso. Tiene cientos de rincones para fotografiar. Está dividido en dos partes. Una es la magia y la otra el espacio con un punto de modernidad.


En la parte mágica (jardín botánico) predomina la piedra de volcán, el hierro forjado con formas inverosímiles, las baldosas de arcilla, los lagartos y el agua.


La zona de juegos es muy amplia, con césped y caminitos de madera; no hay balancines ni columpios, sino pirámides de cuerda y grandes estructuras de acero inoxidable y madera para trepar, estratégicamente situadas para que los niños no se queden estancados en un solo sitio sino que corran de un lado a otro.


Cuando empezó a refrescar aproveché la situación para taparle las orejas a Jorge con un gorrito hecho especialmente para el viaje (aunque ya es casualidad, la semana antes de ir nosotros, hizo un frío del demonio y la semana posterior, también, pero justo esa semana parecía primavera adelantada). Está tejido en Malabrigo Lace, con el hilo doble. Deliciosa.
El modelo es de la revista Phildar Nº 37 (otoño - invierno 2010/2011). Hay una variación: lo finalicé con un e-cord, me parecía más adecuado que un rectangulito hecho aparte y cosido...
Me encanta este modelo. Lo volveré a hacer... aunque con agujas de dobles puntas!!!

3 comentarios:

Mamá Carmen dijo...

¡Qué bonito parque! En esos se disfruta sólo con descubrir los distintos rincones. Me gusta mucho el gorrito, Jorge parece un pequeño duende ;). Un beso.

Glora dijo...

Tomo nota para cuando vuelva a La Palma (espero que sea muy pronto...). Por cierto, ¿cómo te las arreglas para no comerte a tu niño a mordisquitos? ESTÁ PRECIOSO!!! (y el gorro me encanta)
Besitos

Vane dijo...

Uy qué buena pinta tiene ese parque!!! qué bien que pudisteis disfrutarlo y encima con buen tiempo!!
Jorge guapísimo con su gorrito nuevo :-)

Un besote!!!