sábado, 3 de noviembre de 2007

Volando voy, volando vengo, vengo...

Dibujo: Eendar


Cuando era pequeña quería ser piloto de aviones (después de la fase de veterinaria). Me quedaba embobada mirándolos cuando pasaban sobre mi casa. Se me pasó, por supuesto, pero durante toda mi adolescencia y ya en la universidad, me encantaba viajar en avión (aunque casi siempre fuera en barco porque era más barato).
Al empezar a vivir aquí, estuve un año yendo a Tenerife casi todos los viernes. Iba al mediodía cuando salía del trabajo y volvía por la noche en el último vuelo. Con tanto ir y venir, no es de extrañar que tuviera trayectos estupendos y otros... ejem! no tan buenos. Recuerdo especialmente uno en que al mirar hacia abajo, me dió la sensación de que volábamos sobre un rebaño de ovejitas, tan blacas y mullidas que daba la impresión de que podías echarte a correr cobre ellas. Gran error. Cuando hubo que atravesar el rebaño para disminuir en altura pensé que me iba a dar algo de lo que se movió aquel trasto.
En los últimos años, cada vez he tenido que viajar más por cuestiones de trabajo y cada uno de esos vuelos es un verdadero suplicio. Me tengo que sentar al lado de una ventanilla de emergencia (aunque no sé muy bien para qué, ya que razonablemente es una tontería) o en la primera fila, tengo que hacer ejercicios de relajación, se me sudan las palmas de las manos y cada movimiento extraño del avión me produce palpitaciones. Si viajo con alguien, lo llevo mejor, aunque mis acompañantes suelen sufrir de cortes de sangre en el brazo o en el muslo; si no, de los nervios se me desata la lengua y entablo amistad con mis sufridos compañeros accidentales.
Me cuesta mucho, pero, bueno, lo llevo lo mejor que puedo.
Mañana me toca otra de estas pruebitas: Gran Canaria - Madrid, Madrid - Santander y vuelta el miércoles. Lo mejor del viajecito es que llego a una hora razonable, o por lo menos, lo suficiente como para comer con unos amigos astures a los que hace tiempo que no veo. Lo peor, que me da un poco de repelús ir sóla.
Llevaré el wisp. Bueno, hablando con propiedad, llevaré las agujas y la lana para el wisp. Un libro de Tabucchi y unas cuantas barritas de cereales. Mis amigos dicen que no hace frío, aunque claro, ellos a 15º están a una temperatura ideal y a mi se me congela la nariz.
Creo que no me va a quedar mucho tiempo para hacer turismo en los tres días que estaré allí, pero al menos espero que me dejen callejear un poco y comer. ¿Alguna recomendación? ¿¿Hay algún sitio imprescindible dónde no deba dejar de ir?? Hace unos años estuve en Santander, pero, la verdad es que fue un visto y no visto, nos dirigíamos hacia la zona del interior, verdaderamente hermosa, todo hay que decirlo (la Vega del Pas, nos encantó) y en Santander casi ni nos detuvimos. En mi memoria quedaron impresos los sobaos pasiegos y el chocolate del Alto Campoo... ¿por qué será? :))

9 comentarios:

Anyglo dijo...

Te vas al "Continente"!!!!!

De ahí al resto de Europa un pasito de ná!!! (Recuerda que tienes que volver)

Seguro que vas a tener un viaje estupendo. No te pases con las azafatas ni con tus "compañeros ocasionales".

A mí también me han dicho que los sobaos y el chocolate son de lo mejor!!!

Espero que hagas alguna foto y nos cuentes con todo lujo de detalles este "paseíto por las nubes"

Un abrazo. Any

Luisilla dijo...

En Santander hay montones de sitios para tapear (mi señor esposo estuvo un año viviendo allí), para mi los mejores son los que están más bien cerca del puerto. Que tengas un muy buen viaje, y no te preocupes, quien más y quien menos le pasa igual: miedo a volar, yo suelo leer y tomarme una tila antes de embarcar. Por cierto, se pueden llevar las agujar de tejer o lo consideran un arma? Un besazo, wapa.

White&black fairy dijo...

Hola!!!
Espero que el super viaje te vaya bien y recuerda esta pesaíta es la compañera invisible que va en el asiento de al lado.Si tienes miedo solo agarrame la manita y listo...!!!jaja por supuesto prohibido volver sin fotos ya me las pasaras cuando arregle mi ordenata que ta medio "enfermito" debe ser la gripe jijiji por cierto me decidí a crear un blog y encontré un tema que me interesa más de lo que pensaba aunque no se con que frecuencia lo voy a "renovar" espero que te pases por allí y si no dejas comentarios al menos que lo leas.si aun no sabes quien soy ... piensa t aseguro que me conoces jaja mi blog es:whiteandblackfairy.blogspot.com
att.A----N

violetazul dijo...

Me pasa exactamente igual... Aunque para mí el miedo es inversamente proporcional a la distancia que voy a volar..
Intento relajarme, no dormir antes de salir, y llevar un buen libro.. Así me duermo durante el vuelo, lo que la verdad hace que pase más rápido.
Queremos que nos enseñes lo que han visto tus ojos sí??
Besos y buen viaje, guapa!

Maie dijo...

jejeje...uy si yo en los aviones prefiero ni pensar...tambien viaje mucho por trabajo y aunque jamas les tuve miedo debo reconocer que soy muy feliz cada vez que me bajo de un avion...jejejeje
Que tal estuvo el viaje? lograste hacer lo que planeabas?

Avene dijo...

Espero que a estas alturas de la semana ya hayas vuelto de tu viaje, o por lo menos estés aterrizando y besando tierra firme.
Esperamos cotilleos y fotos, muchas fotos!!

Mrs. Knook dijo...

Que lo pases muy bien y ya nos contarás!!!

Rosa Marrero dijo...

que disfrutes mucho

AnyGlo dijo...

Niñaaaaa!!!!!!!!! Asómate a la ventana!!!!!!
Jajajajaja!!! (es que salió a pasear mi espíritu de chiquilla traviesa)
Besos