sábado, 9 de marzo de 2013

Historias del ascensor.


A menudo me lo cruzo en el ascensor. Tiene unos cincuenta años. Alto y delgado. Siempre muy derechito y tremendamente serio. Con bigote. Un señor de los de antes. Durante más de diez años no hemos intercambiado más que un Buenos días. Sé que trabaja en el primer piso. Sabe que yo más arriba.

Esta semana coincidimos de nuevo. Al buenos días de rigor añadió "Usted siempre sonriendo". Me dejó tan estupefacta el hecho de que me dirijiera más de dos palabras seguidas que no pude más que... sonreir. Creo que hasta me puse colorada. Después pensé en que debía haber dado una respuesta más elocuente. Siempre se puede encontrar algún motivo. Es gratis. Lo tomaré como un piropo. O quizás, Con la que está cayendo, mejor darle alegría a los días.

Me quedé dándole vueltas. No es la primera vez que me ocurre el hecho de que se comente mi facilidad para sonreir. Lo cual no deja de ser paradójico, ya que es algo para lo que en un principio, todos estamos capacitados. Así que lo normal debería ser que todo el mundo se saludara con una sonrisa. Sin embargo, la realidad es que la mayoría de la gente prefiere llevar puesta la cara de Mehecomidounlimón desde primera hora de la mañana. No tengo claro si es porque el ser amable resta credibilidad o porque después de un tiempo de poner las comisuras de los labios hacia abajo, la ley de la gravedad impide que vuelvan a subir.

Jorge siempre está sonriendo. La imitación es lo que tiene. Lástima que los grandes perdamos esa capacidad...

Aunque... pensándolo bien... solo es cuestión de ponerse!! Ya sé que para algunos es difícil. Vamos a ver algunos ejemplos:

Sonrisa
Sonrisa tímida

 risa
Risitas de me lo estoy pasando pipa
 
 Risas
A carcajada limpia

Ahora, este maravilloso fin de semana, de nada más y nada menos que dos días... todos a practicar!! Seguro que el lunes, aunque no lo reconozca abiertamente, alguien lo agradecerá...


15 comentarios:

Alex dijo...

Pues ya tenemos otra cosa en común : ) sonrío hasta por escrito. Y sí, algo trendás que ver en esas sonrisas de Jorge. Ayer me sentía tremendamente orgullosa de Hugo, cuando fuimos a cortarle el pelo y le ofrecían dos piruletas para que no llorara y él decía que sólo quería una... o cuando le decía una peluquera a otra que si la pegaba porque se estaba portando mal (mientras el lloraba durante el corte de pelo) y Hugo decía que no, que era buena!a pesar de lo mal que lo estaba pasando, no le echaba la culpa a ella... Ojalá Jorge siga conservado toda la vida esa sonrisa de mirada de esquimal... como tú!

Anita dijo...

¡No hay nada más bonito que la sonrisa de un niño! ¡GRACIAS POR LA SONRISA DE JORGE! y también por esta entrada que ¡seguro! me va a hacer practicar más la sonrisa.
Bss.

Ganxetades dijo...

Me quedo con la tercera, una foto genial!!

PilarLupi dijo...

Fantástico tu vecino con esa observación... si el resultado ha sido este post tan divino que te ha resultado. Preciosa la sonrisa de Jorge en todas sus variedades.

equipo: Hannah/Noah/Hilke dijo...

ahhh que sonrisa!
Es contagiosa!

Inma dijo...

Qué sonrisa taaaan bonita! A mí también me encanta sonreir y pienso que el mundo así se ve de otra forma. Muakkkkkkkkkkk!

Bárbara Est dijo...

Yo no concibo la vida sin sonrisas y sin risas. :)

La petita teixidora dijo...

Gracias por compartir tus sonrisas, que se escapan entre las palabras de este post y que cuando lo lees, hacen que sonrías también, vivan las sonrisas y aunque este fin de semana he sonreido poquito (es lo que tiene coger la última gripe de invierno), te prometo que durante la semana practicaré y practicaré, claro que sí, un abrazo grande!!!

Vane dijo...

Qué historia más bonita! me ha recordado a la parte final de "Bajo el sol de la Toscana", y es que hace ilusión cuando la gente te muestra algún detalle así, tanto tu sonrisa hacia a él, como su comentario hacia ti :-)
Sabes? a mí la gente me dice que siempre estoy sonriendo y yo ni me doy cuenta, ya me lo han comentado varias madres en el cole cuando les hablo de las malas noches que me da Sara y me dicen, pues hija siempre estás sonriendo, se te ve tan contenta a todas horas... jajaja, y esto te hace reflexionar, cómo nos verán los demás por fuera? porque yo ni me doy cuenta de lo que hago o dejo de hacer, así que por lo visto yo ya estoy practicando como aconsejas :-) un beso muy fuerte!

Chitin dijo...

Pues sí... tratar de ofrecer a todo el mundo una sonrisa es gratis, pero parece q hay a gente q le cobran por sonreir, verdad?

Q nadie logre nunca borrar tu sonrisa!!

Feliz semana!

violetazul dijo...

Pero qué sonrisas!!!!
Es una de tus virtudes, tu capacidad de sonreir, y me encantan!
Gracias a ti, sonrío-sonreimos un poquito más cada día!
Ay amiga! cuántas cosas me has enseñado!!!

Lola dijo...

Vaya par de requetelindísimos!!!:)))tienes una sonrisa preciosa y sincera, ojalá que nunca la pierdas...y la de Jorge, ohhhhh!!! ,es que sonríe con los ojos :)))) y es para comérselo toito!!!.La verdad que los 3 son una familia de lo más encantadora.

bailadora dijo...

Vamos a tener que hacer algo para ver vuestra sonrisa en directo, y no a través de la pantalla o escucharla por tlf... :))))
guapos!

Dezazu dijo...

Acabo de encontrar tu blog y me ha encantado, asi que para no perderme nada te sigo desde ya!!
Te invito a dar una vuelta por mi rinconcito
Un Saludo
dezazu.blogspot.com.es

Rosa Marrero dijo...

: )