martes, 24 de noviembre de 2009

Lactancia


Antes de dar a luz, cayó en mis manos el libro de Carlos González "Un regalo para toda la vida". Y, al igual que le pasó a mi homóloga gestacional, tuve claro cuál era el camino que quería seguir en el tema de la alimentación de mi bebé.
Jorge toma teta. Nada de sucedáneos. Ni biberón. Ni chupa. Tampoco agüitas con remedios milagrosos para acabar con esos dolores de tripilla que tanto le molestan, porque, a pesar de que los bebés de teta no suelen tener cólicos, a veces sucede. Y, dado que no se trata de esconder el problema, sino de intentar averiguar que ocurre para poder solucionarlo si está en nuestras manos, nos hemos vuelto "expertos" en lactancia materna.
Así hemos aprendido que la primera leche que sale del pecho en cada sesión, es más clarita y contiene más azúcares, lo que tiene varias consecuencias, entre ellas, que el bebé esté más activo y que se generen gases en los intestinos. La producción, en mi caso, daría para alimentar a dos niños más, de modo que no llega a consumir la "leche buena".
Con esas premisas, al principio me quitaba un poco de leche con un extractor antes de darle el pecho, pero claro, eso no ayuda a la autoregulación, ya que se sigue generando mucha leche. Después de consultar en varios foros, empecé a darle dos tomas seguidas del mismo pecho. La situación mejoró, pero él seguía pasándolo mal. Una monitora de lactancia, viendo in situ muestro caso, me recomendó esta segunda vía, pero llegando a darle hasta tres y cuatro tomas del mismo pecho, para así lograr que Jorge tome la "leche condensada" y además que se envíe el mensaje al otro pecho de que baje la producción.
En este punto es donde nos encontramos ahora. Jorge está más tranquilo y duerme más. Aunque los cólicos no han remitido del todo, así que en el mutuo aprendizaje que caracteriza esta época, hemos aprendido a escucharle y a identificar cuando llora porque le duele la barriga, de cuando lo hace porque está cansado o tiene hambre; así, en ese momento, comienza la sesión de masajes en la tripa, encogimiento y estiramiento de piernas, paseos "en posición de hacer caca", posición de "caballito" sobre la pierna de papá, inmersión en la bañera anticólicos (en los casos extremos y aunque sean las cinco de la tarde) y, como no, raciones extra de besitos, abrazos y palabras dulces para capear el temporal de dolor.
Y no hay duda de haberse equivocado uno con el tipo de llanto, porque el mismo siempre acaba igual: después de un concierto de tambores. Tras el cual, recupera la sonrisa de felicidad casi al instante.

17 comentarios:

Teresa dijo...

Tu niño está guapísimo!!!

Alex dijo...

Está precioso!!!! Me ha encantado lo de "homóloga gestacional"!!!
I define el final de lo que tú has contado, lo de la sonrisa diciendo, cuando ya estás a punto de tirarlo por la ventana te sonríe y entonces ya no puedes, jajaja

Glora dijo...

Menuda experta!!
Como dice Teresa, tu niño está guapísimo, se le nota lo bien que le está sentando la teta de su madre!!
Ayssss qué ricos son!!!
Muchos besos

violetazul dijo...

Que niño tan guapo pordios!!!!
Y qué post tan interesante!!! a mí que me queda de lejos, empiezas a ablandarme el caparazón.
Cuida bien toda esa literatura, que creo, solo creo, que sé quien va a releerla!
Besos!!!

las sandalias de ana dijo...

qué guapo! se aprenden tántas cosas y pasa tnodo tan rápido! disfrutad todo lo que podáis, en lo malo y en lo bueno!!! besos ;)

Maie dijo...

que bello que esta...

Bajo el diente de león dijo...

Está precioso!!! :)

Besos.

MOB dijo...

Que requetewapo que está Jorge.....es muy lindo y chinijito.
Me ha hecho mucha gracia eso de que llevaras a Pedro a la tienda (pobrecito como se equivoque) ;)
Un requetebesazo inmenso

MJ dijo...

Que guapo está tu nene! con lo de los masajes me he acordado del tiempo en que yo andaba como tú ahora (hace más de tres años la última vez) y lo bien que le sentaban a mis niños los masajes y los estiramientos/encogimientos de piernitas.

Vane dijo...

uff, la lactancia, cada una se encuentra algún obstáculo. O tienes mucha leche, o poca, o el niño no se agarra, o te hace heridas, o se duerme (este último es mi caso). Pero yo me empeñé en la leche materna y aquí seguimos.
Respecto a los gases nosotros no hemos pasado por eso, pero un par de días cuando Marina era muy pequeñita sí lo pasó mal y Chema le dio unos masajitos que fueron mano de santo. De todas formas no te preocupes que por la edad que tiene Jorge enseguida desaparecerán los molestos cólicos.
Me alegro mucho de verle tan crecidito y tan guapoooo, dale un besete de mi parte :-)

Carmen Mari dijo...

Qué grande y guapo está, se nota que la teta le está sentando fenomenal, a pesar de los colicos.

Rosa Marrero dijo...

qué máster más chuli te estás haciendo...

Mamá Carmen dijo...

Pero que requeteguapo está Jorge, qué "pelambrera" tiene. Lo de darles teta a los bajitos es lo más grande que he hecho por ellos. Pero creo que yo era una inexperta total, tú si que sabes del tema.

Un beso para ti y muchas cosquillitas para Jorge.

Mlle Miracle dijo...

No te acostarás...
A Jorge se le ve muy relajado, no sé si por los redobles de tambores o por lo bien que le sienta el alimento de su mami.
Besos y me alegro de saber de ti y tu family!

Pilar dijo...

Me ha encantado tu post, muy ilustrativo e interesante. Me lo apunto tambien :)

niunpuntoatras dijo...

Ya sabía yo que lo de la liga de la leche no te iba a hacer falta pero... Y además llego tardísimo al asunto nutricio... )
Por si acaso y por si a alguien le viene bien:
http://www.llli.org/LangEspanol.html
Os dejo porque lleno todo de babas. (mininio... iiiihhhhh) :D

lluna d'abril dijo...

Jorge es precioso.
Nosotros también teniamos el TummyTub, me encantó como los recogia, como mantenia la temperatura del agua, y lo poco que ocupaba.
El tema de colicos no lo sufrimos mucho, practicamente durante un mes con el niño, pero lo fuimos paliando con masajes para el transito. Les gustaba tanto que cuando tocaba cambio de pañal ya se ponian bien para que los hicieras.
Ahora tienen 6 y 3 años y les encantan las caricias y los mimos, tanto que incluso me los hacen a mi.
Y lo del pecjho que decirte..., con la niña fué mucho mejor ya tenia mas experiencia
Un abrazo