domingo, 26 de octubre de 2008

Sobre puertas que se cierran y ventanas que se abren (o será a al revés?)

Este año la rentrée ha sido especialmente complicada. Estuve de baja un mes y medio, y el día que me dieron el alta, cogí las vacaciones. Sólo pensar en volver hacía que se me encogiera la tripilla. Aunque, sinceramente, pensaba que me iban a dejar un poco de lado, después de todo lo ocurrido; que buscarían otra "víctima" a la que hundir. De modo que no me esperaba que el día antes de incorporarme me llamara por teléfono una compañera, mientras estaba en el aeropuerto, para advertirme de la sorpresa que me iba a encontrar al día siguiente: me habían trasladado de área y alguien ocupaba ya mi mesa. La primera reacción fue de incredulidad. La segunda de cabreo. Y ésta dio lugar a la impotencia. Ya en el avión solo me venía a la cabeza la de tiempo fuera del horario laboral que había dedicado a trabajar en ese área en los últimos años, para que al final por luchas personales de poder (que nada tienen que ver con la eficacia o el dominio del campo de trabajo), acabaran sacándome de allí de una manera tan rastrera. Tal tenía que ser mi cara de descuadre que, una vez subida al avión, la azafata me preguntó en varias ocasiones si me encontraba bien, me trajo un vaso de agua nada más sentarme, obtuve cuádruple ración de chocolatinas y... me pidió que antes de aterrizar me cambiara de asiento, porque en la ventanilla de emergencia necesitaba a alguien que estuviera alerta y respondiera con rapidez en caso necesario. Ya en el aeropuerto de destino volví a llamar a mi compañera para averiguar si sabía si era una decisión tomada o algo que me iban a plantear. Todo estaba decidido, así que lo único que tenía en mi mano era la ventaja de tener la información.
Al día siguiente me puse un vestido que aún no me había estrenado y un conjunto de ropa interior de esos que levantan el ánimo y me dirigí con paso firme y mi mejor sonrisa al matadero. Ni siquiera pestañée cuando mi jefa me llamó a su despacho y me dijo "Ante todo espero que estés recuperada y... bueno, ya sabes que en esta casa es costumbre que cuando uno se va de baja, al volver lo hayan cambiado de puesto de trabajo; así que te informo que a partir de hoy vas a trabajar en el equipo de (...) con X, Y, Z." (Y yo pensé "Si crees que voy a pedirte explicaciones, vas lista. Porque sé perfectamente cuál es la causa y no es políticamente correcto que me la des, de modo que me responderías algo así como "es por tu bien", "lo hemos hecho por ti",... o cosas similares. Como si media mentira valiera por media verdad. Como si en ese área alguna vez se hubieran tenido en cuenta las cuestiones personales del trabajador para mantenerlo en su puesto o cambiarlo. Al vencido en la batalla lo único que le queda es la dignidad moral de saber que ha hecho todo lo que ha estado en su mano para no someterse y esa, a pesar de todo lo que me han hecho pasar, aún no la he perdido).
Mi jefa, que supongo se había puesto los guantes de boxeo por la mañana, me preguntó con cara de entre enojo y desconcierto si tenía alguna pregunta, a lo que yo respondí que lo que me estaba diciendo era bastante simple y no cabían dudas al respecto. Una compañera me comentó después que lo que se merecían era haberles hecho un dramón en medio del pasillo para que todo el mundo viera lo que había sucedido y se les cayera la cara de vergüenza. Yo creo que no. Como dice el anuncio de mastercard: ver su cara ante mi sonrisa de estoyporencimadeestasituaciónytúloestáspasandopeorqueyo, no tiene precio.
Todos mis compañeros me hicieron un excelente recibimiento. Bueno, "casi" todos. Hubo algún alma perdida que se sintió ninguneada. Noté mucho afecto. Y apoyo. Y comprensión. Y escuché en varias ocasiones "en el fondo te han hecho un favor". Y no dejan de tener razón, porque lo bueno de todo ésto es que me han sacado del nido de víboras en el que estaba sumergida y me han trasladado al rinconcito de los exiliados, donde la vida es infinitamente más tranquila y además tiene vistas a los árboles de la entrada y da solecito al mediodía. Mis nuevos compañeros son muy particulares y no es fácil trabajar con ellos, pero, al menos, van de frente y eso se agradece. Por la mañana me puedo tomar un té con tranquilidad y a mediodía a las tres menos dos minutos voy recogiendo mis cosas. Todo en la vida, depende de la forma en que lo miremos y yo estoy empeñada en ver esta situación de manera ventajosa. Y lo será.



"Y dicen que si una puerta se cierra se abre otra, no sé,
más grande, más bonita y más fácil que ayer.
Y esta vez, creo que en vez de una puerta viene un ventanal
muy sólido, muy fuerte y con vistas al mar, con vistas al mar...
Y puede ser que me equivoque otra vez.
Y puede ser que vuelva a perder,
pero la vida me dice que me toca a mi eso de sentirme bien."
Conchita

23 comentarios:

Keros dijo...

Di que sí! Los compañeros de trabajo son eso, compañeros, y el trabajo no es tu vida! Puedes estar satisfecha de que tu siempre has dado lo mejor de ti y que al salir por la puerta, puedes disfrutar de una vida y de unas amigas que sí te merecen (mucha de esta gente no puede decir lo mismo).

Tómatelo positivamente.

Besitos!

Glora dijo...

Esa compañera que te llamó cuando estabas en el aeropuerto, tampoco tiene precio!
Me parece que te has tomado la situación de la mejor manera posible. Saber ver la cara positiva de las cosas, tampoco tiene precio.
Muchas felicidades (por tu actitud y por tu nuevo trabajo)!!
Un abrazo fuerte!
(Me ha venido tu post como anillo al dedo... gracias!)

Ana dijo...

Dentro de lo malo, lo bueno, esta experiencia te ha servio para darte cuenta de varias cosas, entre otras que algunos de tus compañeros de trabajo te tiene una gran estima y cariño y se preocupan por ti, que viendo todo lo anterior que había pasado podrías haberlo dudado muchísimo. Soplan aieres nuevos aprovecha a ver qué tal llegan, de momento te puedes tomar un té!!

Un besote guapa!

Ana

Penélope dijo...

¡Qué curiosa la tendencia de algunas a parecerse a seres del inframundo en cuanto tienen un poquito de poder!. Espero que lean esto muchas jefas y protojefas para ver si estos rollos también se normalizan.
No sabes lo sensata que me parece tu decisión sobre la ropa interior. Nunca se dará la suficiente importancia a unas buenas bragas. ¡Viva la lencería!

Satautey dijo...

Por lo que se, creo que es lo mejor que te ha pasado. Drisfruta y pásalo bien.
Besos

Pilar dijo...

No añadiré mas a lo que ya te dije. Pienso que has sentado un precedente importante. Tu entorno ya no será el mismo, eso seguro, pero el de "ellos" tampoco lo será.

AnyGlo dijo...

Que sí linda!!!!!

Que vas a estar en la Gloria!!!!

Y cuando se den cuenta del error que han cometido... y cuando se estén dando cabezazos por el pasillo... Te verán a tí en tu sitio. Quizás un poco apartado pero con el aroma del té de la mañana y el regalo de los rayos del sol a medio día y esos dos minutos antes de las tres te recordarán lo afortunada que eres por disfrutarlos plenamente. Sin agobios, sin estrés y con la mayor de las sonrisas.

Sé Feliz!!!!

beemade dijo...

De toda mi concentrada lectura, me he quedado con dos cositas..."vistas a los árboles y solecito.." y "me puedo tomar un té con tranquilidad"...está claro que las gafas a través de las que miramos son las que nos dan la información...leo que lo tienes claro..ánimo!
...si puedes conseguir un té que es de higos picos, uff, te va a alegrar las mañanas del todo(yo lo consigo en La Cabaña del Té...creo que hay una en Las Palmas)

violetazul dijo...

También pienso que seguro será mucho mejor para tí este cambio, y sin duda, tu forma de afrontarlo es la mejor!
Tengo tantísimo que aprender de tí, que espero que no te vayas muy lejos nunca, ahí al fondo, con la libreta y el boli, estoy tomando notas.
Besos miles!!

van dijo...

esta noche, en medio de muchas cosas, levanto mi copa por ti y porque tu experiencia es la nuestra y te doy las gracias por compartirla

ahora ya sé que, a veces, la vida se enfrenta mejor con un vestido sin estrenar y un buen conjunto de ropa interior

:)

suerte!!!


mil besos

besitos al tuno dijo...

Siéntete orgullosa de lo que has hecho de aquí para atrás y un cambio nunca viene mal, para respirar aires nuevos, conocer mejor a tus compañeros (sacar el cuero a los viejos...) y tirar para adelante. Yo siempre digo pase lo que pase hoy, por muy malo que sea, mañana volverá a salir el sol, y pasado, y pasado y el otro...

Anapatch dijo...

Es muy duro. Trabajar en la admon publica es duro, la vida laboral es dura... casi que no sigo.
si volver al trabajo te daba hormigueo en la barriga... es que necesitabas un cambio, sea cual fuere. A ver si las cosas se asientan. bsos

Lolita Blahnik dijo...

puesvayaunosbastardosdemierda!!!! que rastreros. En fin, tu a lo tuyo, que seguro que estas mejor ahora y si no ya lo estaras, tod es acostumbrarse a la nueva situacion.
Y lo mejor, empezar a recoger a las 3 menos 2 mts, que tu vida y las cosas importantes estan de la puerta de la oficina hacia afuera.
Muchos besos y muchos animos. Mañana nos vemos, guapa.

Espita Gorgorita dijo...

di que si!!! me encnata cómo te lo has tomado, todo mi apoyo para ti!

MOB dijo...

..... eso es ser toda una dama, ... rebajarse...¿para qué?. mucha suerte en esta nueva etapa y muchos besos (que siempre vienen bien)

Motz dijo...

niña mira el lado bueno: no te dan la brasa, no te amargan la existencia viendolos toda la jornada laboral y sobre todo piensa que tu vida es la que tienes cuando sales del trabajo y ahi no deben llegar.
Besitos y animo

alisios dijo...

Vaya! me he quedado con la boca abierta...
Pa' lante, que no hay mal que por bien no venga, ni mal que cien años dure(^_-)
Te deseo suerte, que seguro que tu buena actitud positiva la tendrás.
Animo un saludo cálido

cristi dijo...

animo mujer....el poder ahora preocuparte de ti y no de un area que no te reconoce los meritos...poder irte a la hora a tu casa ...mejor ahora potencia tu vida fuera de la oficina ..respira profundo...y creo que si se abre la ventana !!! suerte!!!

Mamá Carmen dijo...

Ay, una parte de mi te comprende muy bien. Yo tuve una experiencia muy particular en la empresa privada que me dejó muy mal sabor de boca. Lo bueno es que te avisaran con tiempo, que te dió tiempo a prepararte "pisicológicamente" y así darles tú también "pc" a ellos. Muy buena tu reacción, disfruta de tu tranquilidad forzosa, esa se da pocas veces.

Un besazo guapa.

ana-ane dijo...

No te conozco, ni se como he llegado a ti, pero te he leido y solo te puedo decir,
Cabeza erguida, paso firme, y a vivir que son dos dias, y felicitarte por esa valiente amiga,otros callan y esperan. Saludos ana

Maie dijo...

Pues excelente.... asi es que hay que ver las cosas de la vida.... pero entiendo...queeee rabia.
Eso si me hubiese encantado ver la cara de tu jefa...molestiiisima por no haber generado en ti otra reaccion...

Maie dijo...

Por cierto...linda foto

liamos la madeja dijo...

¡Animo! es una nueva etapa, date y dale tiempo a tus nuev@s compañeras...