lunes, 31 de marzo de 2008

La peque-biblioteca












Creo que voy por el buen camino con mi peque-biblioteca. La semana pasada tuve el honor de tener en mi casa a un ávido lector de tres años al que le encantaron mis libros de cuentos. Bueno, él contaba la historia que veía en las imágenes mientras su mamá le completaba la narración con las "anécdotas" que estaban escritas.

Así descubrió como Luna un día quiso bajar a la tierra a jugar, porque desde el cielo se veían muchas cosas divertidas por hacer y se moría de las ganas de probarlas. De modo que, un buen día se puso unas piernas laaaaargíiiiiiiiiiisimas para poder hacer cosas tan interesantes como montar en bici, patinar, oler las flores, bailar,... Aunque al anochecer le entró nostalgia y volvió al cielo.

O la historia de Russell, el borrego que no podía dormir por las noches, porque... os habéis preguntado alguna vez qué cuenta un borrego para poder dormir???

De los dos, como siempre, me gustaron las ilustraciones. El de Luna ("El deseo de la Luna", Montse Gisbert) es muy colorista, con dibujos como los que haría un niño pequeño, en un solo plano y a hoja completa. En el de Russell ("Russell el borrego", Rob Scotton) dominan las ilustraciones en azules y verdes, combina distintos tamaños de letras que pueden ir en horizontal, diagonal, ondas,... mezclando dibujos grandes y pequeños en un mismo espacio. Ambos están destinados para peques que no han empezado a leer o que están en ello, porque los textos son muy cortitos, con ilustraciones llenas de detalles.
Y... os confesaré algo: yo lo suponía, pero hasta el momento en que me regalaron este cuento no tenía constancia de que las ovejas por la noche dormían con mantitas de patchwork y que se hacían bufandas con su propia lana...

12 comentarios:

White&black fairy dijo...

Hola ratita de cuentos!!! no podemos decir que de biblioteca porque la verdad no creo que te sobre mucho tiempo para ir por alli pero si tienes una colección de cuentitos super divina de la muerte cualquier niño del mundo te envidiaría.Jeje!!! pero no te los vayas a comprar todos que los niños tambien quieren leer cuentos :D
besitos lectores

AnyGlo dijo...

Jajajaja!!! De verdad que las ovejas hacen patch??? Lo tuyo ya es obsesión!!!! Jajajaja!!!
Creo que yo me quedo con el cuento de Luna. Por aquello de estar allá arriba y verlo todo desde lo alto...

Lindas fotos!!! Te dejo un abrazo!!!

Maie dijo...

Que divertidos son los cuentos... Luna bajo hace casi 8 meses a la tierra, se protege del frio con un hermoso gorro tejijo color lila y ahora ya se sienta solita...jajaja

loly dijo...

Que preciosas ilustraciones , no me extraña que sean como un tesoro.
Has visto los cuentos que pusó LLuna d`abril , no sé si alguno era infantil pero las ilustraciones son maravillosas.
Saludos

violetazul dijo...

Ay!! eso justito me hacía falta a mí ahora, una mantita de patchwork y un buen cuento...
Besos

Ana dijo...

anda se hacen bufandas! pue sno tienen que esta ellas colentitas con su propia lana!! Bonitos dibujos los de tus cuentos, yo no se a los niños per a mí me llaman mucho la atención!

Un beso fuerte!!

Ana

van dijo...

me encantan los cuentos... me encantan sus dibujos, sus historias... me encanta este post...

ojalá nunca perdiésemos la lógica de los niños ni los sueños de los cuentos...

un beso enorme

Luisilla dijo...

Me los pido para mis niñas! Te tengo como bibliotecaria de referencia para niños. Muac!

Avene dijo...

Vaya! Pues si es verdad que hacen patch y tejen, yo conozco a muchas por aquí que debieron ser ovejas en otra vida pasada.....
Eres única!

Keros dijo...

Me encantan las ilustraciones de los libros de niños, aunque hasta ahora, no pasaba de echarles una miradita en las librerías y ya está.... creo que me apuntaré algunos de los títulos que siempre nos muestras.

Un abrazo.

Laurita dijo...

¡¡Qué divertido!! Desde luego, qué poquito tienen que ver estos cuentos de ahora con la típica historia de princesitas y reinos lejanos que hacían dormir a los de nuestra generación. Los cuentos de hoy no tienen edad, son para todos y nuestro niño interior nos lo agradece, ¿verdad?

Besos

Rosa Marrero dijo...

los Reyes me trajeron el de Russel!!!!