lunes, 7 de enero de 2013

Navidad en gris.

2012 ha terminado. Por fin. Ha sido un año triste. Cuatro de estos doce meses se han llevado a cinco miembros de mi familia. El último justo el 31 de diciembre, cuando ya casi respirábamos aliviados.
La noche de fin de año cruzábamos los deditos para no tener que acabar en urgencias por una posible neumonía de la abuela paterna. Parece que por lo pronto va remontando.
Le expliqué a Jorge el ritual de las uvas. No hubo manera. Estaba más interesado en escuchar las campanas y contarlas que en comerse las mini uvas que le habíamos dado. Por solidaridad tampoco comí las mías. El año pasado me las zampé toditas y así me ha ido. Tampoco le escribí la carta a los Reyes, más o menos por la misma causa.
Ahora entiendo a mi madre, cada Navidad con la lagrimilla en el ojo. Siempre le recriminábamos que no supiera disfrutar de lo que tenía sino que se quedara anquilosada en las navidades de su juventud donde aún la rodeaba toda su familia, a la que tuvo que dejar atrás cuando, con veinte años, salió de su país.
Me gustan las Navidades. Los olores. Los colores. El ambientillo navideño. Romperme la cabeza para hacer regalitos. Pero reconozco que estas me han superado. Las siento en gris y se me llenan los ojos de lagrimones a cada dos por tres.
En casa del abuelo estuvimos en el puente de diciembre y volvimos a ir en Nochebuena. Sin palabras. El FindeAño en casa de la abuela. Más sin palabras, porque ahora a las ausencias sin remedio, se sumaban las que se quedaron en la otra isla.
Papá Oso, más que papá, ha sido Santo Oso. No me ha recriminado mi mal humor y ha sido comprensivo hasta el infinito. El cachorro ha estado más revoltoso de lo habitual. Nos contagiamos. Es lo que tiene.
Quise ver a las amigas que vinieron aquí y a l@s que estaban allí. No hubo lugar. Reconozco que tampoco muchas ganas. Casi no usé el móvil. Ni mensajes. Ni llamadas. Además, el ordenador de la casa del abuelo tuvo un paro cardiaco y está en la UCI, a ver si se recupera...

Un trocito de Navidad.

Amén de ese inmenso nubarrón gris, este mes ha estado lleno de villancicos y portales de Belén. Bueno, más bien, "villancico", por que Jorge repite el mismo una y otra vez, mientras reorganiza las maltrechas figuras de los tres portales que trae en danza, (la mayoría, por cierto, ya han tenido que pasar en varias ocasiones por el hospital de arreglos urgentes), El niño Jesús tan pronto duerme con una muñeca como se va a pasear en camello y hay unos nueve Reyes Magos en el camino formado por piezas de puzzles a modo de empedrado... El conjunto de figuritas puede encontrarse de repente sobre la mesita del salón o en la mesa de comedor, y media hora después en uno de lo cojines o quizás dentro / sobre una caja o en el jardín. Pueden estar haciendo fila o agolpados todos alrededor del niño. Menos mal que no tenemos muchas visitas... Eso sí, nadie nos puede tachar de falta de originalidad...

Portales


Figuritas

Al final hasta voy a echar de menos tanta parafernalia... Bueno, o quizás no...



10 comentarios:

albis dijo...

Ánimos, preciosa. También ha sido un mal año para mí, pero este que viene ha de mejorar, no pueden ser dos malos años seguidos!

SIONA dijo...

Mi niña, el 2013 va a ser un año fantástico ¿si? y como voy a ir mas a menudo a la isla aunque sea voy en burro taxi a verte. Prometido.
No pierdas el espíritu de la Navidad porque después lo echarás en falta. ¡¡¡¡ a sacar la cabeza del agua !!!
un suuuuuuper abrazo,
SIONA

andreagato dijo...

Tanto tiempo sin leer nada de tí!
Este año va a ser tranquilo lo que equivale a decir bueno. Ya lo verás.Creando cambiamos las cosas.
un abrazo
Andrea

Bárbara Est dijo...

No somos robots, necesitamos tiempo para lamernos las heridas.
Menos mal que Jorge y los nueve Reyes Magos siempre estarán ahí para arrancarnos una sonrisa ;)
Un beso gordo.

Rosa Marrero dijo...

descoloca los ingredientes, como Jorge, igual se hace más llevadero todo con otros puntos de vista... un besito

Alex dijo...

Ay, yo tampoco hablé nunca de años malos, y para mí también este ha sido para olvidar. Te deseo un 2013 tranquilo y sereno, para recuperarte, para ir sanando y para seguir siendo feliz con tu familia y sobre todo con tu pescadito ; )

Assumpció dijo...

Muchos ánimos y un abrazo muy grande!!!!
Asun

Aran dijo...

Menudo 2012... es que no sé ni qué decirte...
Lo que tú me dijiste a mí, que es una gran verdad, menos mal que tenemos a los pequeños!!
Un besazo enorme, y un abrazo de los que llegan al alma.
Aran

Lola dijo...

Ayyy mi niña pobrecita, me gustaría tenerte cerca para darte un achuchón. Pero lo más increíble es que a pesar de todo, tienes esa sonrisa fija en la cara pero además una sonrisa sincera y maravillosa. Te admiro Cristinilla, me pareces una persona tan cercana, tan linda..Un abrazo grande y vas a ver que este año todo irá mejor.Y qué suerte tener a esos dos soles que iluminan tu camino, somos afortunadas no? nos hacen más llano el camino..

Inma dijo...

Muchos ánimos, espero que poco a poco vayas retomando energías y felicidad!! Un besico muy gordo!