martes, 7 de agosto de 2012

Semana Mundial de la Lactancia Materna.


Antes de nacer Jorge tenía muy claro que si las circunstancias no lo impedían, por cualquier motivo ajeno a mi voluntad, iba a darle teta (base sólida sustentada por San Carlos González). A demanda. Sin horarios, ni reloj. No hubo problemas destacables, salvo un pequeño desequilibrio entre lo que mi cuerpo le ofrecía y lo que él necesitaba. Yo más. Él menos. Buscamos causas. Encontramos soluciones.
No me agobiaba por pasar las horas dando el pecho. Procuraba disfrutar y mientras él mamaba, yo tejía.
Así que, después de un inicio de lactancia tan placentero, cuando tenía casi seis meses me sentí muy agobiada porque estaba llegando lo que a priori iba a ser el fin de esta etapa. Mi bebé se me hacía mayor.
Pero Jorge tenía muy claras sus prioridades. No en vano, su primera palabra fue papa, y la segunda... teta.
Cuando empezó a gatear se abalanzaba sobre mi al grito de "tetaaaaaaaaa!" y papi estaba convencido de que no decía "mamá" porque para él "teta" comprendía todo mi ser.
Y efectivamente empezó la alimentación complementaria, pero no terminó la lactancia. Desde entonces empezó a combinar teta con otro tipo de alimentos. Incluso el agua comenzó a tomarla cuando tenía unos quince meses y, simplemente, la pidió.
Actualmente suele tomar teta cuando nos encontramos a mediodía, antes y después de la siesta, alguna vez por la tarde ("me das un chupito, mami?") y siempre para dormir. De madrugada... pues no lo tengo claro... dos o tres veces?? No nos molestamos al respecto. Hay self service.  
Desde mi experiencia, la maternidad con todo lo que comprende, es maravillosa, pero la lactancia... realmente es indescriptible. No soy partidaria de los radicalismos. No creo que un bebé criado a biberón sea peor o que la mamá lo quiera menos o que no se pueda generar un vínculo fuerte. Pero... sinceramente siento que hay un "algo mágico" que es insustituible.
Por no hablar de los momentos célebres que regalan los niños con lactancia materna prolongada... Algunas muestras representativas:

Hace unos meses, una noche, de madrugada, estaba intentando que Jorge mamara más del pecho que menos le gusta, porque tenía una pequeña rozadura en "su teta preferida" (que, obviamente, es la que tiene más leche). De repente se sienta en la cama y me suelta, "pero mami, no ves que esa teta tiene la leche pegada y no sale!?" Ojo al dato: se da por entendido que la teta tiene leche, es lo normal, lo que ocurre es que está pegada...

Jorge: mmmm... que rica la leche mami!!
Mami: te gusta cielo??
J.: shhhi! (sonido resultante de decir "sí" con un pezón en la boca, mientras asiente con la cabeza)
M.: a que sabe?
J: a leche
M: y a que sabe la leche?
J: : a teta
M.: y a algo más?
J.: a mami... (mientras me mira con ojos de corderito)


Jorge: creo que la muñeca tiene hambre... voy a darle la teta... (y se la pone al pecho)
o bien, se pone a mamar y pone a la muñeca en la otra teta (en la que le gusta menos, claro)

Jorge se despierta muy alterado después de la siesta,
Mami: tuviste una pesadilla?
Jorge: sí... (después de un buen rato) no había leche en la teta...

Es verdad que llega a ser cansino el hecho de que cada vez que sacas la teta en público te pregunten "pero todavía le das de mamar?" o que te cuestionen tus razones o que te miren como si estuvieras como un cencerro.
Pero en el fondo me da igual. Seguiré dándole el pecho... simplemente hasta él quiera...

Para la Semana Mundial de la Lactancia Materna.

12 comentarios:

e. lago (evaguein) dijo...

Yo no habría podido explicarlo mejor. Es tan mágico!
Me mondo con las historias de tu peke. Jajaja la leche pegada! Jajajaja.

Tengo que anotar las mías. El shhi es que es tal cual! Jajajaja
Valentina va por ahí dándole la teta a todos los muñecos cuando están enfermos cuando tienn hambre cuando se le caen,,l jajajaja hoy quería darle la teta a su hermana! Jajajaja que lindos.

Pilar dijo...

La leche sabe a mami. Me ha encantado :)

SAMSARA33Y22 dijo...

Hola guapa!!! Me encanta tu modo de expresión, y el de tu enano ni te cuento. La foto preciosísima, ójala y yo lo hubiera podido hacer. Con Samuel muy poco, 1 mes y medio (por depresión post-parto que yo creia que era cuento chino y de eso nada) y con Sarita 4 meses y medio y se fue a la porra por una bronquiolitis que casi la ingresan y no quería mamar. Qué lata, ahora veo al tuyo y me da una envidia sana que ni te cuento.
"San Carlos González", muy bueno, mi marido me lo regaló en el primer embarazo y me gustó tanto que a todas las amigas que se quedan en estado se lo dejo para que lo lean, mucho mejor que el Stivil (no sé ni como se escribe!!), donde va a parar!!!.
Felicidades, disfrutad el uno del otro y no le quites la teta hasta que no se vaya a la mili (o calla que ya no hay!!!), hasta que él quiera!!!.
Abrazotes cielo.
Pilar.

Alex dijo...

Me encanta ver como mi homóloga gestacional, también lo es de la lactancia! Hay que he reconocer que somos unas chicas afortunadas! Te leo y nos veo, con nuestras cosas, nuestros momentos... y a Carlos González una amiga y yo lo llamamos El Lider, jajajaja
Besos para los dos!

Aran dijo...

Muero de la envidia!! Si Alejandro hubiera querido, yo también seguiría con la lactancia, pero cuando empezó la alimentación complementaria, dejo de querer... y eso que yo era muy productiva (he tenido leche hasta hace muy poquito)

¡¡Disfrutad!!

Me parto imaginando a Jorge diciendo esas cosas...¡qué lindo!
Un besazo,
Aran.

Carmen Mari dijo...

Me ha encantado, ha sido enternecedor. Y la fotografía preciosa.
Un beso y otro para ese muchachito tan guapeton.

menduca dijo...

sabor a mami es lo más lindo que he leido en estos días.
:)

albis dijo...

Me encantan tus posts sobre maternidad, suelo pensar exactamente lo mismo que tú, sólo que no sabría expresarlo mejor. En fin, todavía no soy mami pero si algún día lo soy me acordaré mucho de ti :)

SIONA dijo...

Sabes que soy de las que se sorprende ... pero oyéndote contarlo en persona acabo entendiendo ;)
Un abrazo,
SIONA

Inma dijo...

Enhorabuena por esa lactancia tan bonita y cómplice con tu hijo!! Qué momentos tan bonitos vivimos con la teta, verdad? ¡Un besico!

violetazul dijo...

Yo no lo habría dicho mejor..
Nosotras llevamos un año, y espero prolongarlo muchoooo... De todo, la lactancia es lo mejor de mi experiencia!
Besos a los dos!!!

Anónimo dijo...

yo tambien quiero teta