sábado, 12 de mayo de 2012

Pandeleche



Pandeleche10
El panadero más dispuesto del lugar...
En la cocina de la tía A. siempre huele rico. Cuando no es un caldero de potaje, es un bizcochón de esos enormes y sacados del horno en su momento justo. Todo lo tiene "a lo grande". Por kilos compra la harina (de 10 en 10), la mantequilla, la levadura. Su nevera son dos como la mía. En su mesa caben cerca de veinte comensales (entre los que casi ciempre suele estar la "tía Pipas", llamada así por Jorge, debido, supongo, a su irrefenable adicción a dichos frutos secos...)

Pandeleche 

Pero lo que más le envidio (anteponiendo, claro, la maña que se da para cocinar y que todo le salga bien) es su horno. Un maravilloso horno de leña, instalado por el tío J en una de las paredes de la cocina.. Que además de hacer unas cosas deliciosas, da un calorcito de lo más rico en los fríos días del invierno palmero.
Nuestro último viaje podríamos decir que fue de lo más culinario. Realmente no sé si alguna vez había pasado tanto tiempo seguido metida en esa cocina!!! Pero he de reconocer que fue tremendamente enriquecedor, porque además de aprender a hacer delicias varias, me sirvió para "estar" con mi familia. Fueron unos días tan, pero tan lindos, que hasta me dio rabia, porque a Ella le habría encantado vernos así y no discrepando, como era habitual... 

Pandeleche2
El mejor rallador del mundo mundial: una lata de sardinas con agujeros hechos con un clavo.

En esta ocasión hicimos Pan de Leche al estilo palmero. Ya sé que se espera de mi una receta con todo lujo de detalles, pero... lo siento... si hiciera eso, mi hermana me desheredaría!!!! Según parece, es una de esas recetas familaires, transmitidas de generación en generación... pamplinas, vamos!! Pero bueno, tampoco voy a romper el encanto... ni la posibilidad de que me de otra de sus recetasbajosietellaves...
Desde que era una niña pequeña recuerdo la pasión que había entre los vecinos por el pandeleche. Era una delicia pasar por la panadería del pueblo cuando lo hacían, y comerlo con mantequilla o con nocilla era la mejor de las meriendas. Además, siempre me viene a la memoria con la misma forma: medio bollo (que ahora me he venido a enterar que tiene su intrínculis: para hacerlo con una forma cuasi-perfecta hay que apoyar la muñeca sobre la mesa y mover la mano en círculos, como si estuvieras haciendo redondeles con el ratón del ordenador)

Pandeleche3
La masa hecha (con la receta supersecretísima) y esperando a que suba al calorcito del horno.


Pandeleche4
Preparando las milanas.

Vamos, en teoría, había que hacerlo con forma de bollitas, pero en la práctica...


Pandeleche6
No hace falta decir quien hizo los panes de esta milana, verdad??

Pandeleche7
Y después de un laaaaaaaargo reposo...

Pandeleche8
Pasan por el horno y salen convertidos en esto!!!!


Pandeleche9
Bueno, alguno se convirtió en un ser amorfo...  :)

Sobra decir lo deliciosos que estaban los panesdeleche... verdad??? 


4 comentarios:

Inma dijo...

Pero qué pinta!! Y ese horno dentro de casa... ¡qué maravilla! No me extraña que disfrutarais tanto!
Las fotografías son preciosas.

La petita teixidora dijo...

uuuuuummmmm...me comería uno a estas horas, que hambre, que rico, que buena pinta tienen!!!
Me encanta el chaleco, nosotras también lo hemos tejido, es una maravilla, un abrazo grande, grande!!!

violetazul dijo...

Chacha!! En serio eso es una cocina doméstica??? Quiero los planos rait-nau!!!!
Que tengo una casa por hacer, y esta me viene perfecta!!!
Llega hasta aquí el olorcillo!

Vane dijo...

Ummm, qué bueno uno de estos para merendar!!!! es una gozada la cocina con el horno de leña, me encanta!!!!

besos