lunes, 10 de marzo de 2008

"El Níspero" y Darío el duendecillo

Para toda la gente de bien que en estos días se ha preocupado por mi estado de salud, he de comunicar, que me encuentro mucho mejor, aún con tos como si fumara dos cajetillas diarias, pero mejor al fin y al cabo. Anoche, hasta me di el lujo de excederme y brindar con una copita de vino blanco "El Níspero", uno de los mejores vinos canarios que existen. Proviene de una bodega pequeñita y familiar, la de Eufrosina, en un pueblecito de La Palma que se llama Garafía. Imaginaos cómo puede ser esa bodega, que de uno de los tipos de vino que hacen, el albillo de barrica, sólo venden un par de botellas por comprador, porque así evitan que lo compren en grandes cantidades y la gente de la isla pueda quedarse sin probarlo. Si alguna vez se os ocurre dar un paseo por esos lares, no dejéis de intentar comprar una de esas botellas. Os aseguro que no os arrepentiréis.

Estos días de descanso forzoso, al menos los he aprovechado para tejer. Una de las cositas que ha salido de mis agujas es este "gorrito de duende", que gentilmente irá a parar a la cabecita de Darío, cuya mamá me presionó de forma muy sutil para que, después de haberle hecho unos patucos tradicionales -cuando nació, allá por agosto- en colorcito pastel, le hiciera algo más original a la criatura.


- Y no me puedes hacer unos patucos como de duende con la punta hacia arriba??
- Pero vamos a ver... me quieres explicar de dónde voy a sacar eso??
- Ah... ni idea, pero seguro que se te ocurre algo...

Y cuando, después de darle cuatrocientas vueltas a la cabeza, acabar mandando a buscar un librito a Francia, traducir las instrucciones y conseguir unos cascabeles a juego, ya los tuvo en su poder, me mira con cara inocente y me suelta:

- Qué monos....! Aunque... ahora no le podrías hacer un gorrito a juego, para que vaya todo conjuntado...??

Será gamberra!!! Pero bueno, merece la pena, sólo por saber que el chiquitín, cuando la mamá le puso los patucos y se dio cuenta de que al mover los pies sonaban los cascabeles, no dejaba de patalear y de reir...

8 comentarios:

Mrs. Knook dijo...

Qué chulos!! Anda, lo contenta que tiene que estar la mamá con su duende.

violetazul dijo...

Preciosos!!!
Ya te pediré explicaciones porque conozco a un par de mamás, que les va a encantar tener duendes por hijos, jajajja
Y lo del vino... habrá que probar!!
Besos y celebro que estés mejor!

Laurita dijo...

Pues te han quedado de escándalo, además la lana es chulísima.

Me encanta lo que cuentas sobre el vino, me gustaría mucho visitar las islas, pero lejos de los lugares turísticos, en plan aventura por mi cuenta, buscando sitios tranquilos y poco conocidos donde alimentar el espíritu...jejje, y el gaznate, también.

Besos

Maie dijo...

Que cosa tan beeeeella...la verdad que haces unas cosas lindas!
Me alegro que estes mejor...no habia pasado por aqui...ando todavia bastante ocupada en la oficina... saludos

Lolita Blahnik dijo...

Ya lo acabaste todo! geniales, super simpaticos :)

cristi dijo...

estan hermosos... a mi prima (que podria ser mi hija y que vive en tenerife) le hice unos patucos con cara de elefante con trompa y todo y ella no podia dejar de tirarle la trompa y se los sacaba...asi que su mamá se los ponia al revés con la trompa para los talones...se veia de chistosa...es rico eso de los niños que con pequeñas cosas estan felices horas (incuidas las psp)

Anapatch dijo...

Ostras, quedaron divinos!

GIMENA dijo...

Están hermosos!!!
Tengo una beba de casi tres meses que haría buen uso de un par así ya que no deja de mover sus piecitos en el gimansio de bebés! Me mandarías el patrón???
Aquí está por llegar el invierno y me encantaría hecerle un par.
Gracias!!
Gimena